ARCOmadrid 2017

ARCOmadrid 2017

En febrero, coincidiendo con ARCOmadrid 2017, tras la deliberación de un grupo de expertos y asesores en arte contemporáneo y, en presencia de Carlos Urroz, Director de ARCOmadrid, la diseñadora Catalina D’Anglade entregó el I Premio Catalina D’Anglade a la artista portuguesa Fernanda Fragateiro por su obra "Unread" (2015).

“El objetivo de esta propuesta es impulsar y difundir la creación contemporánea, así como colaborar con artistas con el fin de concebir el arte fuera de su entorno habitual de creación, incorporándolo a sectores relacionados con el diseño e integrándolo en la vida cotidiana”, explica D’Anglade.

Tras la primera fase del premio –que consiste en la adquisición de la pieza premiada por parte de la promotora–, la artista portuguesa ha desarrollado y producido una nueva obra inédita y seriada como segunda fase del galardón. A finales de enero de 2018, dicha obra se presentó en la galería de arte Elba Benítez –que representa a la artista– en su sede de Madrid.

“Entendemos el arte con un papel esencial. Transmite valores y nos hace más humanos, sensibles y solidarios. Enriquece el alma de las personas y trasciende. Es un legado que responde a muchos interrogantes en un mundo complejo. El apoyo al arte y el mecenazgo contribuye a una sociedad más sabia, nos ayuda a crecer y entendernos mejor”, declara D’Anglade.

La nueva obra realizada como parte de este I Premio Catalina D’Anglade se titula "letter, for Anni". Consiste en un conjunto de cinco piezas de acero pulido inspiradas en las tramas de uno de los tejidos de la artista alemana Anni Albers que, juntas o individualmente, logran entablar un interesante diálogo con la luz y las sombras, descubriendo y generando espacios ocultos en los que pueden interactuar objetos cotidianos.

Las piezas están a la venta en una serie limitada de diez unidades numeradas (ocho sets de cinco piezas y dos sets en piezas individuales).

En palabras de la crítica de arte y comisaria Bea Espejo, la obra de Fernanda se percibe como “esos pensamientos inacabados que habitan en las cartas que escribimos”, llegando a resultar por momentos “una especie de diálogo inconcluso”. El reciente conjunto de piezas "letter, for Anni", “tiene mucho de mensaje cifrado y de carta de amor que encontramos en los tejidos de Albers. Parecen palabras sueltas que se expanden más allá del lugar que ocupan en la pared”, añade Espejo.

Sobre la trayectoria de Fragateiro, Espejo explica que “suele trabajar con esas cosas que no se ven inmediatamente en las ideas de otra persona. Aparece aquí la idea de trampantojo, donde a veces los libros parecen pequeños edificios y las esculturas parecen tejer una gran malla urbana. La artista localiza y deslocaliza su trabajo así como el de otras creadoras mientras indaga en sus temas habituales: la transformación de ideas estéticas, el diálogo entre disciplinas o las constricciones de género”.

Durante la edición de ARCOmadrid, que se celebró del 21 al 25 de febrero, se anunció y entregó el II Premio Catalina D’Anglade. 

Fernanda Fragateiro (Montijo, Portugal,1962) vive y trabaja en Lisboa. Tras sus primeras individuales en Alemania, Reino Unido o España y su participación en la Trienal de Arquitectura de Lisboa (2010) o en la Dublin Contemporary (2011) se ha constituido como unas las voces más interesantes y personales del panorama europeo.

Su trabajo se caracteriza por un particular uso de los materiales, a los cuales da vida con su obra, propiciando nuevas lecturas. Operando en el campo tridimensional y desafiando la tensión entre escultura y arquitectura, las obras de Fragateiro potencian las relaciones con cada lugar, sumando al espectador en una situación performativa.

Sus intervenciones escultóricas y arquitectónicas en espacios inesperados (un monasterio, un orfanato, casas destartaladas...) y sus sutiles alteraciones de paisajes existentes revelan nuevas historias. Su trabajo ha sido expuesto en algunos de los museos y centros culturales más importantes del mundo como el Palm Springs Art Museum, el Palais des Beaux-Arts de Paris o el Orlando Museum of Art, y su obra forma parte de colecciones tan prestigiosas como CGAC y Culturgeist y las Fundaciones Serralves, Calouste Gulbenkian, ‘la Caixa’, Botín y Helga de Alvear.

Catalina D’Anglade (Madrid, 1972) siempre ha reconocido la influencia del arte en su trabajo. Empezó su andadura profesional como abogada y más tarde como headhunter, pero pronto daría un giro a su trayectoria para encaminarla hacia su verdadera pasión, el arte.

Tras dirigir una de las bienales de escultura más importantes del país se aventuró creando su propia empresa de diseño, Catalina D’Anglade, con el arte y el diseño como principales fuentes de inspiración. Hoy, sus proyectos –ya sean de diseño o de interiorismo–, pueden verse en ciudades como Londres, Madrid o Nueva York.